NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
The Wannabe
Cuadernos del INES N°13
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Radio Lacan Lacan Cotidiano la movida Zadig The Wannabe Latigo Infancia y Juventud
ACTIVIDADES
Seminario de Formación Lacaniana
CUERPO, IMAGEN Y LENGUAJE: Sus anudamientos
Boletín #2

La primera sesión del Seminario de Formación Lacaniana tendrá lugar el próximo sábado 28 de marzo, a las 10h de Colombia.

Graciela Brodsky trabajará en torno a la siguiente pregunta: ¿Qué anudamientos entre cuerpo, imagen y lenguaje, posibilitan los conceptos de narcisismo y estadio del espejo?

En este Boletín, presentamos los aportes de la Delegación de Cochabamba, provocando la elaboración de la comunidad de la NEL.

¡Buena lectura!

 

¿Será que frente a la debilidad simbólica la imagen funciona como un posible soporte subjetivo?

Giancarla Antezana
Miembro NEL-Cochabamba

 

Cuando se trata de "hacer pareja", Lacan se pregunta: ¿Cuál es el soporte del instinto sexual en el plano psicológico? Y la respuesta que construye es que a la hora de aparearse, tanto para el hombre como para el animal, la imagen es preponderante.

En el mundo animal, la danza de apareamiento está dominada por lo imaginario. El predominio de una imagen sirve como señal o gestalt para poner en marcha los comportamientos de la reproducción (bailes, colores, movimientos, sonidos, etc.). "(…) hay en él ciertas correspondencias preestablecidas entre su estructura imaginaria y (…) lo que es importante para la perpetuación (…) típica de la especie". [1]

La función imaginaria también opera en el hombre, el yo humano se constituye sobre ese fundamento. Pero en él se produce: "La identificación narcisista (…) la identificación al otro que (…) permite al hombre situar con precisión su relación imaginaria y libidinal con el mundo en general".[2] Y esta relación al "otro", está teñida de ambivalencia ya que el otro cautiva, seduce, pero también aparece como el rival en quien depositar la hostilidad.

En esta compleja red de relaciones humanas, se hace necesaria la intervención de lo Simbólico, como organizador y mediador de lo imaginario, en una lógica en la cual las imágenes están ligadas a las palabras y al cuerpo. Entonces: ¿Cómo podríamos pensar el apareamiento sexual entre seres hablantes en la época del Otro que no existe? ¿Será que frente a la debilidad simbólica la imagen funciona como un posible soporte subjetivo?

 

¿De qué Otro hablamos en la época actual y qué incidencias tiene este Otro en nuestros cuerpos?
Claudia Subieta
Asociada NEL-Cochabamba


Marina Abramovic, performance. Balkan Baroque (1997) [3]

En el Seminario 1, Lacan deja en claro que la identificación imaginaria es solo posible a partir de un tercero simbólico que le ratifique al niño que esa imagen del espejo le corresponde. No hay identificación imaginaria sin esta garantía que lo simbólico del Ideal del yo provee:

"La relación simbólica define la posición del sujeto como vidente. La palabra, la función simbólica define el mayor o menor grado de perfección, de completitud de aproximación a lo imaginario (…) El ideal del yo dirige el juego de relaciones de las que depende toda relación con el otro. Y de esta relación con el otro depende el carácter más o menos satisfactorio de la estructuración imaginaria". [4]

Si la instancia simbólica es la responsable de producir esa ilusión de unidad, ¿cómo pensar dicha ilusión de unidad en la época actual? ¿De qué modo el discurso de la época cambia la relación que tenemos con nuestro cuerpo como imagen global y nuestro cuerpo como organismo? ¿De qué Otro hablamos en la época actual y qué incidencias tiene este Otro en nuestros cuerpos?

Si "La identificación narcisista (…) permite al hombre situar con precisión su relación imaginaria y libidinal con el mundo (…) su ser libidinal" [5] y "la pulsión libidinal está centrada en la función de lo imaginario" [6], pareciera que este decaimiento del orden simbólico se tradujera en una mayor pregnancia de lo imaginario, el cual parece ya no funcionar tal cual, como envoltura de goce, produciéndose un recrudecimiento de lo pulsional.

Marie-Hélène Brousse [7] , retomando el modelo del esquema óptico, plantea que en la actualidad, por efecto del discurso de la ciencia, se produce cada vez más una separación entre imagen y objeto y entre yo ideal e ideal del yo. Las flores quedan fuera del florero, solo se ve el cuerpo fragmentado, múltiple, caótico, orgánico.

Desvelamiento de un cuerpo orgánico, dirá, que no es recubierto por una imagen única. Efectos en lo imaginario del cuerpo, falla la función reguladora que organiza la imagen narcisista del yo ideal. Angustia.

NOTAS

  1. LACAN Jacques, Seminario 1. "Los Escritos Técnicos de Freud", Ed. Paidós, Buenos Aires, 2009, Pág. 193.
  2. Ídem.
  3. Marina Abramovic, performance. Balkan Baroque (1997). El tema de la obra era la guerra de los Balcanes. Marina en esta performance colocó en una sala tres pantallas con imágenes de su padre, de su madre y de ella misma. En el centro de la instalación se pusieron dos mil kilos de huesos a los que Marina estuvo, durante seis horas, arrancando lo que les quedaba de carne y piel.
  4. Lacan, J., El Seminario, Libro 1, Los escritos técnicos de Freud, Paidós, Buenos Aires, 1992, p. 214.
  5. Ibíd., p. 193.
  6. Ibíd., p. 188.
  7. Brousse, M-H., Conferencia "Cuerpos Lacanianos: Novedades contemporáneas sobre el estadio del espejo", Videos del Campo Freudiano de Granada. http://moviepsi.blogspot.com/2013/05/cuerpos-lacanianos-novedades.html.