NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
The Wannabe
Cuadernos del INES N°13
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Radio Lacan Lacan Cotidiano la movida Zadig The Wannabe Latigazo Infancia y Juventud
ACTIVIDADES
Seminario de Formación Lacaniana
CUERPO, IMAGEN Y LENGUAJE: Sus anudamientos
Boletín #14

ANUDAMIENTOS DE LA IMAGEN, EL CUERPO Y EL LENGUAJE DURANTE LA ADOLESCENCIA

Philippe Lacadeé,
Sesión del 1 agosto 2015

 

Sin duda haciendo eco al texto de Lacadée, El despertar y el exilio, el aporte de la Sede Caracas a este Boletín presenta a un adolescente exilado de la infancia, colocado ante la necesidad de inventar un nuevo lugar desde donde ser visto. Esto, porque la adolescencia –nos dice Cristina Garroni- es el encuentro con un real en donde el cuerpo toma el estatuto de acontecimiento de cuerpo. El cuerpo con un doble estatuto, el de la pulsión y el de la imagen y la búsqueda de un anudamiento nuevo como lo plantea la pregunta con la que se cierra el aporte.

¡Buena y provocadora lectura!

José Fernando Velásquez Mónica Febres Cordero

 

¿Qué posibilidades de anudamiento para los adolescentes del siglo XXI?

Lacadée propone trabajar alrededor de la adolescencia, más específicamente en los ANUDAMIENTOS DE LA IMAGEN, EL CUERPO Y EL LENGUAJE DURANTE LA ADOLESCENCIA. Este título pone en el tapete tres elementos que aluden a los tres de Lacan: imaginario, simbólico y real, además de adelantar que estos están anudados de alguna manera. Sabemos, desde Lacan que esto no es exclusivo de la adolescencia, sino que es algo inherente al parlêtre.

Entonces, una pregunta se desprende de este título: ¿Qué puede ser específico de la adolescencia en este anudamiento? Veamos algunas coordenadas que pueden orientarnos en esta pregunta.

El primer texto psicoanalítico que aborda la problemática de la adolescencia lo encontramos en el tercer ensayo de "Tres ensayos para una teoría sexual" de Freud en 1905. Freud no hablaba de adolescencia hablaba de pubertad para referirse a la época posterior al periodo de latencia, momento en el que el joven debe enfrentarse a los cambios corporales y al encuentro con la sexualidad. El joven enfrentado a algo nuevo debe redimensionar las respuestas que se dio en un primer tiempo en la infancia, para así, según Freud poder desasirse de la autoridad de los padres y tener acceso al objeto exogámico.

Por su parte, Lacan, escribe el prólogo para la obra de Wedekind [1] "El despertar de la primavera" resaltando puntos cruciales que tienen que ver con la adolescencia. El significante primavera alude a este momento de la vida, en la que el encuentro con la sexualidad supone una irrupción de lo real del cuerpo, que hace agujero en lo real.

Por su parte, Philippe Lacadée precisa que en la adolescencia lo que está en juego es la relación del sujeto con la lengua articulada, la del sentido común. Es lo que propone llamar una crisis de lenguaje o crisis de la lengua articulada que no es sin consecuencias sobre el cuerpo vivo del adolescente moderno. [2]

El adolescente es un exiliado de su patria de la infancia, ubicándose como fuera del tiempo del Otro y de la lengua común, por lo que debe inventarse su propia abertura significante hacia la sociedad a partir del punto donde no se ve más como el niño que era tomado por el discurso familiar.[3]

La adolescencia es entonces un encuentro con un nuevo real. El empuje hormonal no es un hecho meramente fisiológico, entendemos con el psicoanálisis que se trata de un fenómeno de cuerpo, más específicamente un acontecimiento del cuerpo, para lo que el lenguaje no tiene mucho que decir.

Dos dimensiones del cuerpo destacan en este momento: el cuerpo pulsional empujado a la búsqueda del objeto y el cuerpo como imagen, que frente al espejo se desconoce por sus nuevas formas. Este doble estatuto del cuerpo en el adolescente hace problema ya que, por una parte hay un rompimiento imaginario, de ese yo ideal del cuerpo de niño que con el advenimiento de los caracteres sexuales secundarios transforma el cuerpo. Y por la otra, la irrupción de la pulsión que confronta al joven a un no saber y con la no existencia del rapport sexual. El marco simbólico se hace insuficiente, especialmente por la caída del ideal de los padres, quienes dejan de ser un lugar para encontrar respuestas. La pubertad no hace sentido sino que hace agujero en lo real. Es por eso que Miller [4] habla de la adolescencia como una construcción.

Dice Lacadée: [5] El sujeto, cuyo cuerpo se transforma, enfrenta esa parte desconocida ante la cual las palabras fallan al punto de toparse con un imposible de decir que la clínica nos enseña. Es como si estuviera allí desasosegado, sin Otro que haga lazo social. Es este lazo de madurez que le queda por establecer.

En pocas palabras, las salidas de la adolescencia requieren de una respuesta de anudamiento entre la imagen, el cuerpo y el lenguaje. Salida que siempre será inédita, será nueva y particular de cada uno. Al leer el ensayo de "Metamorfosis de la pubertad"[6] se destaca que, si bien Freud enfatiza el estatuto psíquico y singular de este momento, también podríamos decir que de alguna forma la salida es normativa en el sentido de que en la época de Freud parecían estar muy bien definidas las coordenadas simbólicas en las que los jóvenes podían apoyarse. Al separarse de los padres estaban las figuras que encarnaban el ideal como podía ser un profesor, y también los diques llamados morales facilitaban la exogamia y la elección de objeto. Se trataba de una época más orientada por el Nombre-del –Padre.

En el siglo XXI estas coordenadas no están nada claras, hablamos de la época de la caída de los ideales, de la época del Otro que no existe, de la época en la que el saber esta puesto en la red, donde los adolescentes "googlean" sus inquietudes y encuentran un mar de posibilidades, en donde el cuerpo esta exaltado de forma excesiva en la bella forma, en el imperio de lo imaginario o la pulsión se muestra cruda sin ningún dique o marco que la contenga.

A partir de esto, planteamos a Philippe Lacadée la siguiente pregunta: si la adolescencia es una crisis de lenguaje o crisis de la lengua articulada, ¿qué posibilidades de anudamiento entre cuerpo, imagen y lenguaje tiene el adolescente del siglo XXI, cuando pareciera que la crisis de lenguaje es generalizada en esta época?

Cristina González de Garroni
Directora NEL Caracas

NOTAS

  1. Lacan (1974) El despertar de la Primavera en Intervenciones y textos 2. Buenos Aires, Manantial, 2007
  2. Lacadée Philippe (2008). Adolescentes en el liceo no sin sus profesores. Acerca de la más delicada de las tansiciones a la crisis del lenguaje articulado en Psicoanálisis con adolescentes. Caracas, Editorial Pomaire, 2008.
  3. Lacadee Philippe . Un yo apurado por encontrar el lugar y la formula recuperado en https://www.scribd.com/doc/61140205/Un-Yo-apurado-por-encontrar-el-lugar-y-la-formula. Traducción de Leticia Saguán no revisada por el autor
  4. Intervención de clausura de 3ra jornada del Institut de la'enfant "interpreter al ninio" que tuvo lugar en el Palais du Congres de Issy-les-Moulineaux en marzo 2015. Recuperado en http://www.psicoanalisisinedito.com/2015/04/jacques-alain-miller-en-direccion-la.html
  5. Lacadée Philippe (2008). Adolescentes en el liceo no sin sus profesores. Acerca de la más delicada de las tansiciones a la crisis del lenguaje articulado en Psicoanálisis con adolescentes. Caracas, Editorial Pomaire, 2008.
  6. Freud (1905) Tres ensayos para una teoría sexual en Obras completas, tomo II. Editorial Biblioteca Nueva, cuarta edición, 1981. Madrid.