ACTIVIDADES
Vector Clínico
Seminario de Investigación sobre la Práctica Analítica
(SIPA)

Proponerlo-ofrecerlo-adoptarlo

Por Ma Victoria Clavijo

La nominación de la primera AE en la NEL se puede considerar como una marca que comparte rasgos con un acto , pues es a partir de él que se puede comenzar a contar en el sentido de la contabilidad de la serie. Sólo las consecuencias en el tiempo permitirán verificar esto, por lo pronto es un deseo. Entretanto, no se debe dejar esperar para hacer un esfuerzo de lectura en un momento privilegiado en el que se puede comprender, pues algo se da a leer en nuestra Escuela a partir de esta nominación. Estas son algunas reflexiones que orientan mi esfuerzo:

 

En el horizonte o en el centro

Dónde estaba el pase antes de que se realizara de manera efectiva en nuestra Escuela? En el horizonte, se puede responder; en el centro[1], en el corazón de la Escuela, nos enseñó Lacan a decir. Decir en el horizonte, puede dar la impresión de que el pase haya sido algo a alcanzar, pero el psicoanálisis nos enseña a deponer toda pretensión de idealización como orientador en la formación analítica que sirve a una masa, o a un candidato que opta por un título al cabo de una cursada. Decir en el corazón, es una localización de centro pero que por estar adentro no se avisora, así de ajeno puede ser como lo es cuerpo propio y sus contenidos para el parletre que lo padece. El plano de adentro- afuera, ya demostró Lacan que es insuficiente para hablar del inconsciente o de la pulsión, y también del pase. Por ello las figuras topológicas sirven para imaginarizar una localización paradójica que funciona de manera distinta. La figura del toro permite seguir la superficie en la que se circunscriben dos agujeros, uno interior y otro exterior. La tentativa de localizar el pase en el agujero exterior pero bordeando el agujero interior podría dar cuenta de que habiéndolo aceptado, estudiado y valorizado dentro de la Escuela, eso no necesariamente conllevaría a que se lo adopte. La nominación de nuestra AE, permite descompletar a nuestra Escuela, y lo que taponaba el centro queda expuesto, y un real se presenta sin las vestiduras del ideal, develando así su estatuto de síntoma. El pase como horizonte-síntoma, taponaba el real de la formación, adjudicándolo como experiencia posible sólo a otras Escuelas más antiguas, más experimentadas, de análisis más largos, más cortos,más frecuentes, y toda la gama metonímica disponible que se deslizaba en esa dirección infinita en la que se cree que Otro está sin tachadura.

 

Adoptarlo

Que ese acto tenga lugar o no, es cosa que se desgaja como conclusión de una cura en la que se impone decir a otros lo que se sabe de su deseo y de su goce. Es lo que Jacques Alain Miller llama una política simple que consiste en una "transferencia de tecnología del pase"[2] Que lo quiera la Escuela no quiere decir que se trate de una voz que proviene de un imperativo, pues es en la experiencia misma del análisis en donde del deseo del analista " llevado a la incandesencia (…) es capatado como tal como una x que está en el lugar de la significación última"[3].

No se le pregunta a uno si va a hacer el pase como condición de ser aceptado en la Escuela; más bien, la Escuela Una, habiéndolo adoptado después de que Lacan lo propusiera en 1967[4], lo ofrece como dispositivo de la Escuela para que cada uno lo adopte.

Tener derecho al pase no obliga al pase, como parece ser que funciona el discurso del año contemporáneo. Una vez más, la Escuela va a contrapelo de este empuje unificador pues ofreciéndolo, es uno por uno en la posición analizante quien lo adopta, y también por tener esa convicción de que la teoría psicoanalítica expone los conceptos que dan cuenta de una experiencia en la que el goce en su desorden muestra índices de transformación que se dejan logificar y por lo tanto comunicar.

Pero, qué significa adoptarlo? Significa que en el lugar de la orfandad de significante que nombre lo que es un psicoanalista, se comunique a la Escuela cómo fue que en la conclusión de su cura obtuvo la evidencia de que su deseo no es anónimo por provenir de lo más íntimo de su ser que es su sínthome.

NOTAS

  1. De la intervención de Fernando Gómez en la Conversación Política sobre el pase en la NEL en Bogotá mayo 7 de 2017.
  2. Miller J.-A. El hueso de un análisis, pág. 66.
  3. Miller, J.-A. Sutilezas analíticas, pág. 125.
  4. Lacan, J. La proposición del 9 de octubre sobre el analista de la Escuela.