ACTIVIDADES
Vector Clínico
Seminario de Investigación sobre la Práctica Analítica
(SIPA)

El Pase en la NEL

Por Diego Tirado Condorettyi

La Primera Conversación Política sobre el Pase en la NEL fue un acontecimiento que abre a un trabajo al interior de nuestra Escuela. Es una apuesta que hizo el Comité Ejecutivo por encausar el trabajo de los miembros hacia la instalación del Pase como punto agalmático de la experiencia de Escuela.

La estructura del Seminario de la NEL ya nos muestra el nudo entre Política, Episteme y Práctica analítica. En este anudamiento el Pase es central, implica tener en mente que la Escuela no es sin el Pase, lo que no quiere decir que todos aspiren a hacer el Pase, instituyéndolo como un ideal o como exigencia de un Otro. Se trata de tener claro que el pase es un dispositivo que mantiene abierto el agujero, que hace a la Escuela No-toda pues nos recuerda la inexistencia de "El Analista".

En este sentido, y tal como lo indica Miller, el Pase no es un suplemento de la Escuela, sino que está en el centro de la experiencia que llamamos Escuela. Es el dispositivo que verifica que hubo un análisis y que producto de esa experiencia hay un Analista. Y como mencionaba Clara Holguín en la conversación, el Pase permite que el analista que sólo se autoriza a si mismo, no se quede en la impostura de que el analista se basta a sí mismo, sino que haga lazo con otros, con la Escuela como espacio vivo de transmisión, enseñanza y formación.

Desde esta lógica, teniendo el pase como orientación central en la Escuela, se trata de abordar el real en juego, lo vivo de la práctica, de la formación y de la política lacaniana, mantener la transferencia de trabajo como motor de nuestra Escuela y el Pase como el agalma, como esa transmisión que inventa cada AE en su singularidad para hacer que algo de su experiencia y de su transformación de analizante en analista pase a la Comunidad y circule por el país del Psicoanálisis produciendo resonancias.

La experiencia del pase, para los AE es una experiencia de lo singular, pero también lo es la experiencia de escuchar un testimonio, pues es una verificación de que la práctica analítica no es una técnica universal, sino que es algo que agujerea lo dogmático, recordándonos cada vez, que el agujero de la pregunta ¿qué es un analista? se mantiene abierta, y con cada AE, con cada testimonio, con cada trabajo sobre esos testimonios se contornea como una respuesta siempre inacabada, No-toda. Esto nos encausa al trabajo pues nos concierne por nuestra responsabilidad como miembros de una Escuela del Pase y practicantes del Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana.