ACTIVIDADES
Vector Clínico
Seminario de Investigación sobre la Práctica Analítica
(SIPA)

La escuela del pase y la práctica psicoanalítica ¿Cómo incide la Escuela del Pase en la práctica de los analistas?

Por Ana Ricaurte

Luego del testimonio de María Cristina Giraldo en Guayaquil, me quedó la pregunta qué podemos hacer como sede, qué efectos va a tener en nosotros la nominación de la primer AE de la NEL, más precisamente con el hecho de que un miembro de esta Escuela pudo extraer y transmitir y hacer validar su singularidad.

Felizmente con la puesta en marcha del Seminario de la NEL, en sus tres ejes, podemos ir pensando respuestas. María Cristina en la conversación reciente en Bogotá dice que una Escuela del Pase es también una escuela de analizantes comprometidos en llevar sus análisis a un final lógico. Enfatiza así, la orientación al final en la experiencia analítica de cada uno.

Poner el Pase en el centro de la Escuela, orienta la experiencia analítica de cada uno, miembros, asociados, atravesando velos, a la delimitación de bordes que hacen litoral, que dejan de ser vacíos para producir un resto. Resto fecundo que singularmente tendrá un nuevo modo de hacer, con efectos de vida aligerada del pathos, en cada analizante devenido analista.

Ese punto en el que el hablante ser ha sido alcanzado por la interpretación, en nuestra condición de analizantes, que toca al parlêtre en su goce, se vuelve lugar desde el que opera el analista.

Marie Hèléne Brousse, en Guayaquil señaló la dimensión práctica que tiene la extracción de este resto y la consideración política que es que el analista funciona con lo que queda como resto. Un resto siempre vivo, puedo añadir. Un resto en singular, que nunca deja de ser resto y contraría los universales.

Es política de Escuela, el hecho de que un AE con su testimonio anude lo que alcanzó, a la transferencia a la Escuela, a la comunidad de analistas, y que se produzca un avance siempre en marcha, siempre nuevo, de lo epistémico, lo clínico, lo ético, lo político del Psicoanálisis. Tal como lo señaló María Cristina Giraldo "la nuestra es una doctrina que se deja agujerear por el Pase, en lo que de la experiencia inédita de cada pasante se desvía de la doxa común". Cita a Gorostiza "no agregar el S2", referido a la función del interlocutor.

La orientación al Pase ofrece un descompletamiento del saber, con una construcción siempre actual del mismo, a partir no sólo de lo singular que cada AE presenta, sino aún más, que cada testimonio reinventa. "Inventar retazos de saber", dice Leonardo Gorostiza como interlocutor de Marina Recalde, quien en su último testimonio declara que se avanza, no para colmar sino para poner en forma, cada vez, lo que irremediablemente fracasa.