ACTIVIDADES
Vector Político
Seminario de Textos Políticos
(STP)
Binario Escuela y Pase

Por Piedad de Spurrier

"No hay escuela sin el pase" fue la frase que me llevó a decidir que era esta orientación, la que sostiene la AMP en la que yo continuaría mi largo camino, siempre inacabado en la formación analítica.

Sin duda la Proposición del 9 de octubre de 1967 había hecho mella en mí, en particular aquella que plantea que la Escuela…" instaura entre sus miembros una comunidad de experiencia, cuyo meollo está dado por la experiencia de los practicantes[1] . Poner en el centro de la experiencia de la Escuela la inexperiencia de cada uno al afrontar cada nuevo caso y reconocer que eso enseña, era reconocer otro destino al malestar de ese no-saber que luego iría descubriendo en el análisis, en el control y en la experiencia de la Escuela que no era para hacerlo desaparecer como había creído, sino que la escuela de Lacan está fundada como plantea Miller, en que esta no supone que hay concepto de analista y que es el "lugar por excelencia de la ignorancia a propósito de lo que es un analista"[2]

La invención del Pase por parte de Lacan pretende todas las veces en su dispositivo, acercarse a las distintas maneras posibles de responder a la pregunta sobre que es un analista. Sin duda no deja de lado que esto también implica una investigación que entonces no solo concierne a los integrantes del dispositivo del pase, o a aquellos que son nombrados AE, sino a todos aquellos que intentamos sostener una práctica analítica, porque si no existe un concepto de analista, es posible acercarse en la diversidad de los testimonios y en las singularidades que nos trasmiten los AE algo nuevo que indica cómo cada uno devino analista de su propia experiencia y entonces nos encontramos con esa paradoja, que como señala Miller en su texto "El concepto de Escuela" de tener que pensar y practicar una Escuela como lugar de una ignorancia que condiciona una verdadera búsqueda de lo que es un analista.

En esta oportunidad queremos darnos la oportunidad de cristalizar esa pregunta: qué es un analista, a partir de acercarnos cada uno, no sin la escuela a ese agujero, a esa barra que se llama pase, que sin duda el nombramiento de María Cristina Giraldo con su testimonio en Rio tuvo a bien reintroducir la sorpresa de lo nuevo para ella y para todos nosotros.

La iniciativa de una propuesta de trabajo alrededor de las enseñanzas del pase, en donde es posible vislumbrar cómo cada uno de los AE ha respondido a la pregunta de cómo surgió el deseo del analista y en tanto se trata de una respuesta singular es también poner al Psicoanálisis cómo partenaire-síntoma, discurrir sobre la experiencia del pase sin duda también aporta algo nuevo para el futuro del discurso psicoanalítico.

Pienso que este trabajo que ponemos a su consideración es una oportunidad para producir nuevos vientos en la Nel. Un futuro de un Psicoanálisis vivo, abierto a esos puntos candentes que los testimonios nos trasmiten, que sirvan para avivar el fuego que agita lo real en juego tanto en la formación del psicoanalista, ese mismo real que también funda a nuestra comunidad que llamamos Escuela.

NOTAS

  1. Lacan, Jacques, "Proposición del 9 de octubre de 1967, sobre el psicoanalista de la Escuela" (1967) Otros escritos, Paidós Buenos Aires 2012 pp. 261-277
  2. Miller, Jacques Alain, El concepto de la Escuela, http://www.wapol.org/es/las_escuelas/TemplateArticulo.asp?intTipoPagina=4&intEdicion=1&intIdiomaPublicacion=1&intArticulo=288&intIdiomaArticulo=1&intPublicacion=10