NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
The Wannabe
Cuadernos del INES N°13
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Radio Lacan Lacan Cotidiano la movida Zadig The Wannabe Latigazo Infancia y Juventud
NOVEDADES
La NEL Hacia el Congreso
Comentario Papers Nº5: La época del parlêtre- aportes de las psicosis ordinarias a la clínica contemporánea
Luisa Aragón, Sede Nel Guatemala

Colaboración: Ana María Valle, Susana Dicker y Juan Diego Guerra

La temática del Congreso que nos reúne a trabajar, se entrelaza con la invitación que Lacan hacía a los analistas en cuanto a sostener una práctica que esté a la altura de la subjetividad de la época, a lo que luego Miller agregará que se trata de las subjetividades. Siguiendo a Marita Hamann[1], quien toma de Bassols el enunciado "la psicosis ordinaria es la subjetividad de nuestra época", anudamos allí la lógica que propone Lacan en su última enseñanza, en donde aparece una torsión en la que el parlêtre viene a sustituir al sujeto.

No podemos desconocer ni descuidar cómo cada momento histórico introduce nuevas coordenadas y efectos discursivos que marcan a las subjetividades. Sin embargo, la perspectiva que nos interesa como practicantes del psicoanálisis es resaltar este nuevo paradigma clínico contemporáneo que corresponde a una clínica, episteme y política que podemos nombrar "época del parlêtre", que da cuenta de la presencia irreductible de un ser que habla y goza de la lengua[2].

Elegimos orientarnos por los aportes que el postulado de "psicosis ordinarias y las otras bajo transferencia" nos señalan, para aproximarnos a la última enseñanza de Lacan. Esta nueva entidad, parlêtre, nos muestra que no hay goce sin cuerpo, tanto para la neurosis como para las psicosis, sean ellas ordinarias o extraordinarias. Miller, en su texto "El inconsciente y el cuerpo hablante[3]", introducía: "ya analizamos al parlêtre, pero tenemos pendiente poder decirlo". Entonces ¿será posible preguntarnos si lo que nos enseña la clínica de la psicosis ordinaria es una de tantas maneras de acercarnos a ello? ¿Cómo la noción de parlêtre y el sintagma de psicosis ordinaria nos sitúan frente a nuevas formas de operar bajo transferencia?

 

Estatuto del cuerpo en psicoanálisis y psicosis ordinaria

Miller señala, que "sí quisiéramos que James Joyce fuera útil a la actualidad, habría entonces que distinguir su relación con la historia y su relación con el cuerpo. (…) la relación con el cuerpo implica una relación con acontecimientos de tipo diferente. Es un cuerpo que también conoce acontecimientos, pero acontecimientos que dependen de un dominio diferente, es decir que están por completo privatizados. Aquí el Otro no es la historia de los acontecimientos colectivos, no es el discurso universal: es el cuerpo"[4].

Es el cuerpo la superficie donde se presentan diversas formas sinthomáticas de desenganches y anudamientos entre lo real, simbólico e imaginario. Indart[5] nos plantea que, en el nudo borromeo, el registro simbólico toma un nuevo giro, donde el énfasis se sitúa en la lengua, no como orden, sino como efecto mortificante y parasitario. Agrega que se produce una nueva dimensión imaginaria, que Lacan ubica "como la intuición de cuánto se soporta del simbólico-real en el cuerpo"[6] . En este punto, "si se logra anudar lo Imaginario, se produciría una suerte de límite, habilitando una solución a los efectos de la lengua sobre el cuerpo"[7]. Es decir que el abordaje de este Imaginario Corporal aporta al nudo, prescindiendo del Nombre del Padre. Continúa haciendo mención en cuanto al registro de lo real, resaltando como esencial la presencia de un "goce fuera de cuerpo"[8], goce que se limita a los bordes de las zonas erógenas. Este goce introduce un exceso de insatisfacción y vacío permanente, que puede ocasionar la ruptura de lo imaginario, donde emerge la pulsión de muerte.

"En la clínica del parlêtre, vemos cómo sujetos llegan con soluciones propias que dejan áreas de la vida sin afectación aparente, sin embargo, otras quedan alteradas, al descubierto, creando modificaciones y marcas corporales que operan sin el auxilio de la prótesis que hacía las veces de cubierta protectora"[9]. En la contemporaneidad, es común que se realicen operaciones que se centran en el cuerpo por el lado de la estética, de la sexualidad, una manipulación imaginaria sobre el goce, que el ser hablante plantea muchas veces como un reforzamiento del yo, pero que terminan afectándolo. El goce del Uno no se encadena a un discurso, es sin una dirección clara que excede y exige la acción, es decir que se trata de una satisfacción inmediata del cuerpo en la pulsión, eludiendo la división subjetiva y borrando la condición de imposibilidad.

Si es verdad que no se da el mismo tratamiento del cuerpo en cada una de las estructuras, la clínica actual nos sitúa de frente cada vez más con lo que Miller nombra como una "moda claramente inspirada en la psicosis ordinaria, como una manera de ligarse al cuerpo"[10]. El psicoanalista del siglo XXI se topa con estructuras subjetivas y cuerpos en donde la ciencia ha operado de manera intrusiva. Las formas de presentación y las maneras como en la actualidad se develan los síntomas contemporáneos, hace que en esta época los cuerpos presenten fuertes desajustes que, como nos indica Miller, sólo son distinguibles en "términos de tonalidad"[11].

Como lo plantea Laurent, el discurso de la ciencia permea la subjetividad intentando "abordar lo real y tratar el goce, en un sujeto vaciado de todos los saberes previos, vaciado de la tradición, vaciado de los imperativos morales, vaciado de toda encarnación. Lacan subraya esta palabra: el sujeto de la ciencia está desencarnado y cuando se encarna produce obstáculos epistemológicos"[12].

Tomamos la viñeta clínica que nos comparte una colega, la cual hace referencia a una paciente quien se somete a una "intervención quirúrgica menor, de orden estético, con el fin de corregir un ligero defecto en su rostro alrededor de un borde". Es a partir de dicha intervención quirúrgica que se produce un desenganche: "está todo el día frente al espejo, no puede comer ni dormir, hay algo distinto ahora, es una sensación diferente". Cabe entonces preguntarse ¿De qué estética / cosmética hablamos en la época hipermoderna?[13] ¿Hablamos de una estética en relación a lo bello como lo concebían los griegos? ¿O más bien hablamos de una estética del lado del imperativo de goce? Para la concepción griega, la estética está directamente relacionada con la belleza, con su percepción y estudio13. También tenemos el significante "cosmético" que deriva del griego kosmos y techné es decir "técnica cosmética" que hace referencia al arte de ordenar, arreglar o decorar. Kosmos es el significante que los griegos utilizaron para nombrar el universo por la belleza y orden que apreciaban en éste. Es así que lo cosmético está en relación a la belleza, la armonía y el orden. [14]

Volviendo al caso, la cirugía estética que se realiza la paciente, lejos de tener un efecto ordenador o de velo ante lo real, produce un encuentro con lo real que la lleva a la angustia desbordante. Es una cirugía aparentemente cosmética que finalmente es vivida como una invasión a su cuerpo. Lo inicialmente cosmético termina teniendo un efecto caótico: "yo siempre he disfrutado de la vida, ahora en un hueco, creo que por la operación". El paso de lo cosmético a lo caótico mortífero pareciera ser una de las características de la época actual. [15] Cuerpos que terminan como puros objetos de goce, por fuera de una simbolización fálica y en donde lo bello, para velar lo real, deja de tener algún lugar. Cabe aquí mencionar que para la cosmogonía griega caos significa "masa de materia sin forma y abismo oscuro". Lo cosmético al día de hoy, como lo ilustra el caso, está en relación al imperativo de goce y al mandato superyoico ¡Se perfecto!

La analista, atenta a esos puntos de certeza que aparecen bajo transferencia, no se deja engañar por los falsos semblantes con que la paciente se presenta. En ella aparece una fijeza muy particular en la significación a partir de la intervención quirúrgica: "todo en su vida adquiere un nuevo sentido". El encuentro con la analista atempera el arrebato que ocasiona la intervención médica sobre el cuerpo, habilitando un tiempo de comprender.

Miller nos indica que "vivimos en una época de la práctica postinterpretativa"[16]. Podemos concluir que Lacan nos adentró de manera anticipada en una clínica contemporánea, en donde "El corazón de la operación analítica apunta a la relación con el cuerpo, ese es nuestro campo y aquí hay que trabajar. El psicoanálisis no opera entonces en el lazo social, ni siquiera tanto en la relación sexual, sino en la relación corporal"[17]. Esta orientación aplica para la clínica del parlêtre, se trate de una neurosis o de una psicosis, ordinaria o extraordinaria.

NOTAS

  1. Hamman, M. "La Epoca de lo ordinario" en Papers No. 5.3 https://congresoamp2018.com/papers-05-español/
  2. Bassols, M. "Las psicosis ordinarias y la reordenación de la clínica contemporánea". En: Freudiana 80. Revista de Psicoanálisis de la ELP. Barcelona, España. 2017
  3. Miller, J.A. "El inconsciente y el cuerpo hablante". Presentación del tema del X Congreso de la AMP en Río de Janeiro, 2016 Recuperado en: https://wapol.org/es/articulos/Template.asp?intTipoPagina=4&intPublicacion=13&intEdicion=9&intIdiomaPublicacion=1&intArticulo=2742&intIdiomaArticulo=1
  4. Miller, J.A. "La naturaleza y lo real". En: Lacaniana 14, Escuela de Orientación Lacaniana. Grama, Buenos Aires, Argentina. 2013
  5. Indart, J. C. "Sinthoma e Imagen Corporal I". El Seminario de la Nel, II Ciclo del SFL Nel 2017
  6. Idem.
  7. Idem.
  8. Godinez, Rosa. "Lo que las psicosis enseñan", en: Freudiana 80. Revista de Psicoanálisis de la ELP. Barcelona, España. 2017
  9. Miller, J.A. "El efecto retorno sobre la psicosis ordinaria". Recuperado en: http://www.revconsecuencias.com.ar/ediciones/015/template.php?file=arts/Alcances/Efecto-retorno-sobre-la-psicosis-ordinaria.html
  10. Idem.
  11. Laurent, E. Conferencia: "El sujeto de la ciencia y la distinción femenina" en: La Clínica de lo singular frente a la epidemia de las clasificaciones. XXI Jornadas Anuales de la EOL. Grama, Buenos Aires, Argentina. 2013
  12. Recuperado en: http://etimologias.dechile.net/?este.tica
  13. Recuperado en: http://etimologias.dechile.net/?cosme.tica
  14. Holguín, Clara: "El cuerpo cosmético". Las Conversaciones del ENAPOL. Sao Paulo, Brasil 2015
  15. Tendlarz, S. "La interpretación, del sentido a la resonancia en el cuerpo". Logos 9 Grama 2016
  16. Miller, J-A. "La naturaleza y lo real". En: Lacaniana 14, Escuela de Orientación Lacaniana. Grama, Buenos Aires, Argentina. 2013
  17. Idem.