NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES N°14
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CONVERSACIONES
Para un nuevo lazo, ¿Qué cuerda?
Andrés Bralic, Director NEL-Santiago

Hoy quiero compartir con ustedes, a modo de pequeño recorrido, los momentos, cada paso que hemos dado en la NEL-Santiago frente a esta crisis derivada de la pandemia. En un primer momento fue importante generar una pausa ya que esto nos impactó, sin duda, en distintos niveles, no sólo en la práctica, sino a cada uno de nosotros, a nuestras familias. Lamentamos cómo en Chile aparecen discursos, que toman fuerza hasta el día de hoy, en la línea de un empuje salvaje a la producción y la eficiencia, criterios economicistas que hacen consistir el Otro del goce, un contexto deshumanizante para este momento.

Fue esencial una primera reunión de miembros, para este encuentro escogimos la plataforma Webex, ya que nos permitía habilitar algo de ese espacio cercano de Escuela, qué soportes tecnológicos ubicar, es decir cómo encontrar ahí ciertos soportes que frente a este insoportable permitieran el lazo. Esta reunión fue importante, escuché una enunciación comprometida en cada uno de los miembros lo que permitió, comenzar a inscribir algo de la pérdida, ya no podríamos reunirnos de cuerpo presente, había mucha preocupación, por lo tanto, cómo autorizar una lógica del cuidado, del paso a paso, cómo no empujar a un activismo que pudiera desmentir el real, pero también ir encontrando maneras de reubicar el trabajo.

La lectura que como directorio hicimos de esta reunión nos permitió ubicar la importancia de generar un primer encuentro de Sede, ir a nuestra práctica, con la comisión SIPA local se gesta una conversación acerca de los desafíos que implica para la práctica analítica los tiempos actuales, contamos con la presentación de dos casos, ya en esta reunión se comienzan a dibujar preguntas cruciales en torno a los arreglos que cada uno, desde la posición del analista, ha ido haciendo frente a la pandemia.

Convencidos de que hacer serie, en la línea del trabajo serio, el que permite sostener un programa de preguntas que causan una elaboración que apunta a la investigación y a la formación del analista, desde el directorio proponemos a la Sede un dispositivo de conversación permanente, "Noches de conversación. Lo in-soportable: desafíos para el analista". Invención que pretende alojar la contingencia. Quisiera transmitir algunos efectos de nuestro último encuentro, en la conversación no demoran en aparecer la riqueza de las sutilezas de los casos, el efecto que en un caso tuvo una interpretación, qué posición del analista estuvo en juego, qué consecuencias por lo tanto para nuestra práctica, es interesante constatar que toman forma preguntas que van dando cuenta de necesidades de formación (qué garantiza el acto analítico frente a la contingencia, qué presencia del analista, qué estatuto del cuerpo, avatares en la transferencia), en definitiva aparece lo vivo de una Escuela, es decir, un momento que se podría presentar como horroroso, con las defensas que se ponen en juego frente a lo horroroso, el trabajo de Escuela permite relocalizar ese agujero como marco de no-saber, y si no se sabe se habilita el deseo de saber. En un primer momento, el deseo del analista, ese extraño deseo de escuchar lo singular de cada experiencia y que orienta el acto analítico (en soledad), en un segundo momento, al transmitir lo que estamos escuchando a la comunidad de la Escuela, habilita un deseo de saber, y por lo tanto se hace necesario ir inventando, con otros, en un lazo libidinal inédito, dispositivos que nos permitan investigar sobre esta práctica, a partir de esto puedo decir hoy, como director, que a pesar de que la muerte esté dando vueltas, la NEL-Santiago está viva.