NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES N°14
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CONVERSACIONES
Zadig, red interpretativa
Gustavo A. Zapata (NEL-Caracas)

Por Zadig LML

En el marco de la situación que deriva de un real desencadenado de la naturaleza, que sigue una ley implacable pero aún en trance de desciframiento por la ciencia, y que ya está descalabrando los semblantes particulares y colectivos, haciendo inconsistir radicalmente las maneras de hacer lazo, perturbando las convenciones que organizan nuestras formas de intercambio, y forzando al máximo los andamiajes defensivos que el ser hablante se ha procurado para tratar de arreglárselas con el traumatismo que lo habita, vemos aparecer en la dimensión de la singularidad, unas modalidades sintomáticas de la clínica que habrá que ir decantando conforme podamos investigar a fondo las coordenadas de su despliegue.

Pero se trata de un real de la naturaleza del que solo podremos librarnos a partir de un cálculo colectivo. En esa dimensión colectiva, al mismo tiempo que como sujetos consentimos en las medidas que la ciencia y los gobiernos van disponiendo para salvaguardar la vida, advertidos de su carga polémica de servidumbre voluntaria, como psicoanalistas tenemos que procurar el instante de ver y tomarnos el tiempo para comprender los signos que van apareciendo de los cambios que ya se anuncian en el horizonte de la política. Como en la cura, debemos dejarnos sorprender por esas señales inquietantes que perfilan al menos tres frentes de controversia, nítidamente diferenciados al menos en mi país: el uso de la pandemia como excusa para la implementación de la ley de hierro del control biopolítico de los ciudadanos, la tentación totalitaria de la regulación de la libertad de la palabra por "razones de estado" especialmente centrada en acotar la pluralidad democrática y acallar las voces diversas, y la exaltación de los nacionalismos y otras formas de segregación con toda su carga de odio y violencia. En medio de la avalancha de informaciones de todo tipo y extensión que acucian nuestra mirada, puede constatarse que estos tres ejes de fenómenos están desplegándose y extendiéndose en mayor o menor medida y extensión en cada uno de los países en los que vivimos y trabajamos. Contamos con nuestra red interpretativa Zadig La Movida Latina, y su recién estrenado blog, como una bitácora diseñada y pensada para ir recogiendo y poniendo en común las elaboraciones que hagamos de este tiempo incierto, y así prepararnos para la ocasión en la que debamos intervenir.

Nuestra Escuela, la Escuela de Lacan, en tanto base de operaciones y entendida en su dimensión de laboratorio de producción de identificaciones desegregativas, y Zadig, definida como red interpretativa que lleva, precisamente, el valor de la identificación desegregativa al campo político, son los instrumentos con los que contamos para, una vez llegado el momento, y en cada lugar, encontremos, como en una cura, la oportunidad de intervenir para intentar incidir en las instancias de decisiones políticas en defensa de la libertad de la palabra y la democracia lacaniana, condiciones fundamentales de existencia del sujeto del deseo.