NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES N°14
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CONVERSACIONES
¡Adelante! Significante que vivifica el cuerpo
Maggie Jáuregui O. (Asociada APEL Santa Cruz)

Agradezco la invitación a participar en esta "conversación permanente" animada por la pregunta acerca de lo que una posición analizante y la transferencia a la Escuela me permite alojar este real que hoy se impone.

De la frase que introduce la pregunta "La formación del analista en la Escuela del pase, aún hoy", resuena el "aún hoy" con el Aún del Sem. XX de Lacan. "Aún" del latín "adhuc": hasta aquí, hasta este momento, todavía está. Mi apuesta por la formación, persiste como el Aun, conserva la firmeza de un deseo decidido, inventando, encontrando modos de sostener sus pilares, alojarme en el "mientras tanto", para aludir al tiempo que vivimos.

En mi posición analizante, el distanciamiento corporal que ha impuesto la contingencia del COVID-19 ha dado a inventar el uso de la tecnología para mantener los encuentros con la analista, y si bien tenemos aún un lazo corpóreo mediante la voz, es lo vivo de los cuerpos en movimiento lo que no es posible emular con estos medios tecnológicos.

"Adelante Maggie" es lo que escucho al abrir la puerta para iniciar cada sesión, antes del COVID -19 y el confinamiento que ha implicado para los cuerpos. ¡Adelante! un golpe de voz que es sostenido siempre con la misma entonación desde el lugar de la analista, y vivifica mi cuerpo. Podría ser motivo de una enunciación, o de varias, sin embargo es lo que toca al cuerpo que se vivifica en la Tyche, el valor de orientación que tiene este significante. "¿No es esto lo que supone propiamente la experiencia analítica?: la sustancia del cuerpo, a condición de que se defina sólo por lo que se goza", sostiene Lacan en el capítulo sobre el Goce del Sem. XX (Lacan, Seminario XX pág. 32).

El Adelante Maggie ya no está en las sesiones virtuales, ese significante que moviliza mi cuerpo hacia muchas enunciaciones en análisis y en mi formación en el psicoanálisis de la orientación Lacaniana, se suspende en un lapso. La pandemia global movió el tablero de la vida, un tiempo entre dos líneas que parece inmovilizar a un tiempo eterno. Una experiencia ubiquitaria de la muerte contabilizada cada día por los gobiernos se hace presente, y es imposible no ser sensible a eso. Algo de lo real toca el cuerpo, ese que no es contabilizable. "Eso se opeora, suspira o suspeora" dice Lacan al iniciar el Seminario Aún, aludiendo a "…O peor", su anterior seminario. (Lacan, Seminario XX)

El Adelante Maggie resuena también con el Recomienzo de Lacan del seminario XXI "Los no incautos Yerran". Hay que ser incautos dice Lacan, pero no basta, "para el buen incauto (dupe), el que no yerra, es preciso que haya en alguna parte un Real del que él sea incauto (dupe)" (Lacan, Sem. XXI. pág. 32.). "Ser incauto de un real es la única lucidez al alcance del cuerpo hablante para orientarse" es la cita de Miller (2014) que me repica participando de las actividades de Escuela, que se intensifican. Reuniones de cartel, equipos de trabajo, discusiones, conferencias, entrevistas online que promueven colegas desde diferentes lugares del país del psicoanálisis. La Escuela, aloja mi singular experiencia subjetiva, advertida de la inexistencia del analista, de la inexistencia de la relación sexual. Un real que no cesa de no escribirse, fundamento de la Escuela.

REFERENCIAS

  • Lacan, J. (1972-73). Seminario XX. "Aún". Ed. Paidós. Bs. As.
  • Lacan, J. (1973-74). Seminario XXI. "Los incautos no yerran (Los nombres del padre)". Ed. Paidós. Bs. As.
  • Miller, J.A. (2014). El inconsciente y el cuerpo hablante. Conferencia de clausura del IX Congreso de la AMP.