NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES N°14
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CONVERSACIONES
Ante las maravillas del psicoanálisis: Del rinoceronte a la invención.
Jessica Jara - Asociada a la NEL-Guayaquil

Desde hace un tiempo he venido apuntando a lo catastrófico, más allá de la catástrofe; así agradezco a Marcela Almanza y al Comité Ejecutivo, la ocasión de proseguir esta labor en esta Quinta Conversación de Escuela "Hacia un Nuevo Lazo".

En Guayaquil, el mes pasado hubo menos fallecidos que antes de la pandemia; sin embargo, la alcaldesa prohibió las reuniones sociales, con énfasis en los matrimonios. ¿Por qué querer casarse hoy, sino para buscar alguna garantía cuando el “COVID” nos confrontó a un sin ley! Esta demanda-de-lazo en pleno tsunami digital, permite leer que las medidas contra el COVID acentuaron la tendencia (pre)existente de un individualismo de masas. Y, cuando se ordena: cada uno en su “cuadradito”, es una opción política sostener que el psicoanálisis es un nuevo lazo a la medida de cada uno.

Algunos nos encontramos atendiendo en presencia. Venir al análisis fue la primera salida de algunos. Notarizamos allí esfuerzos singulares por apalabrar los efectos subjetivos y lo sentido en el cuerpo, al retomar esta Otra experiencia de lo real, bajo transferencia. Hace poco, un analizante se excusaba por tener aftas bucales, diciendo que le dolía hablar; le contesté: Sé que le duele hablar, ¿pero vendrá? Al llegar, dijo que se había reído mucho y llegó a precisar que no quería poner el dedo en la llaga.

Poniendo el dedo en la llaga, en un presente que nos apremia, nos resuena Lacan: No hay una sociedad mejor que otra; y un Miller exclama irónico: ¡estamos desorientados!, “maravillándose” porque cuatro analistas están de acuerdo… en que estamos desorientados. En el año 80 Lacan quiso ponerle coto a la debilidad ambiente haciendo uso del tiempo, y para orientarnos ya nos había dado sus tres: R, S, I. ¿En qué registro están los impases que nos sirven de boyas de ruta?

En su seminario 7, Lacan se burla de que “determinados trabajos gustosamente destacan (las maravillas del psicoanálisis), con una satisfacción algo ingenua”. Crítica a Melanie Klein, a su deseo reparador, a su gusto por obturar con objetos la brecha: ella se maravilla porque pegan tan bien las cosas. Al respecto, Laurent indicó en Caracas que Melanie no sabía de lo imposible entre los sexos.

En 1969 estudiantes astutos escribieron a Lacan pidiéndole trucos; mientras Lacan indicaba que la identificación a su “pajarita” no los hacía sus alumnos. Así, recordemos que Lacan en 1980 aseguró: A mis alumnos suelo educarlos yo mismo. Los resultados no son siempre maravillosos. La Escuela, a diferencia de la Universidad, se orienta por una ética de la identificación desegregativa, a lo que Laurent anota que no habría política del psicoanálisis si no hubiera Escuela y que debemos ser productos del discurso analítico.

Para Miller el psicoanálisis es un discurso débil y pide que seamos intransigentes. Sin embargo, a veces aplico una “política del rinoceronte”, en alusión a la primera etapa del control de Lacan. Que son como el rinoceronte, dice Lacan, pero que tienen razón. Entonces, ¿dónde está la intransigencia? En el no hay clínica sin ética. Y, desde lo preliminar. ¿Aún existen contraindicaciones?

Para abordar, ¿cómo nos orienta la política lacaniana, siendo que hay analistas tradicionalistas, progresistas, pasatistas? Pienso en el otro momento del control, donde se opera por el equívoco para liberar el sinthome. Es decir que se trata de lo escrito, más allá de las posiciones fantasmáticas. Así, en la encrucijada de Hércules entre el vicio y la virtud, y el camino que ya se seguía: Lacan anota el punto triple. Podemos escribir allí la “x” del deseo del analista. Donc, si un analista deja al analizante al pie del cañón, puede acontecer una real invención, soluciones inéditas, como lo testimonian los A.E.: ante el muro de la NRS, Raquel Cors saltó/soltó; ante lo imposible, María Cristina Giraldo pone a caminar lo que tiene entre manos, y Alejandro Reinoso, ante lo insoportable, opera al Lacan-tonese.

En esa dirección, una Escuela cartelizada nos convoca a leer a cielo abierto los impases y los pases, desalentando la maravilla, dando lugar al rinoceronte y poniendo a prueba las invenciones singulares.