NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES N°14
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
DE INTERÉS
El analista oráculo, el analista cirujano y el analista que subvierte
Fernando Gómez Smith

Las relaciones entre el discurso del amo y el discurso analítico es un tema que está en el centro de una actualidad que concierne a la garantía. “El título de AME designa bien la manera en que una Escuela de psicoanálisis se hace representar en el discurso del amo, en tanto asociación legal”[1], es un título que mira hacia el estado y busca hacer lazo con lo público.

Para Jacques-Alain Miller la Escuela es un ser ambiguo que tiene alas analíticas y patas sociales, un doble postulado: uno hacia el discurso analítico, otro hacia el discurso del amo. A través de la asociación, el discurso analítico se somete abiertamente al discurso del amo al mismo tiempo que silenciosamente lo subvierte. Subversión y sumisión a la vez.

Cuando estamos en el ámbito de la garantía nos ubicamos en el centro de una actualidad que abre la vía de la subversión para interrogarnos sobre el margen de acción del analista: “Lacan a este respecto dice: ¡les hace responsables de su condición!”[2]

La pregunta por la incidencia del psicoanalista lacaniano en esta coyuntura es fundamental, es necesario producir efectos de transferencia como una condición para tener un intercambio con otros discursos. ¿Cómo manifestarse, que decir, como aportar desde el discurso analítico una palabra que sea acto?

Esto hace, que la formación que garantiza una Escuela, especialmente por medio del control y de las instancias de la garantía, en este marco, sea aún más crucial. Se hace necesario hacer valer la especificidad de nuestra disciplina, saber distinguirnos de otras prácticas con las cuales se tiende a confundir al psicoanálisis, extraerlo del ámbito de la psicoterapia “haciendo hincapié en lo que la caracteriza como formación y práctica única: se basa en lo irreductible del síntoma”[3].

En la modernidad vamos a encontrar un cambio en el interior del discurso del amo clásico, hoy en extinción. Este nuevo amo es un discurso sin barrera al goce, que ignora la castración, que ignora el NO, que legaliza el consumo que empuja a nuevas formas de goce, instituyendo un compromiso frágil entre el sujeto y su palabra, que rechaza de alguna manera al Otro.

Miller se pregunta, ¿Qué es lo que ocupa hoy el lugar dominante en el discurso del amo que la modernidad nos propone?[4]

No hay una respuesta única, por el contrario, es variable, para algunos puede ser la ciencia al servicio del consumidor, para el Jacques-Alain Miller de Comandatuba, podría ser el objeto a como lo que está en el cenit de lo social, pero más alla de esta variabilidad lo que si podemos decir es que “es el S1 siempre, en definitiva, quien sostiene al discurso del amo”[5].

Por otro lado, en todas los lugares no es el mismo S1 el que comanda al discurso del amo, hay que saber cuál es el amo en cada lugar y en cada época, hay que saber leerlo, es la versión del analista oráculo y del analista cirujano que el mismo Lacan nos propone. Aquel que puede leer y extraer anticipadamente los modos en que el discurso del amo se presenta en cada lugar y en cada época.

Lacan trabajó mucho para estar en sincronía con la época, con la subjetividad propia del momento actual. Cristiane Alberti señala que “en esta orientación la que a mi parecer debe guiar nuestra reflexión sobre la garantía. Es importante situar el contexto en el cual se desarrolla la formación en nuestras Escuelas si queremos ofrecer una formación que esté a la altura de la época. Si el psicoanalista está concernido por la cuestión propiamente política, es porque la experiencia y la práctica del psicoanálisis no podrían considerarse como no tocando de pies en el suelo”[6]. En el nudo de lo individual y de lo colectivo, la práctica del psicoanálisis está afectada por el estrago contemporáneo.

Es por eso Miller en su texto del 21 de enero de 2017.[7] Nos dice que él AME no tiene un lugar fijo basado en su currículum o trayectoria, sino que es una función viva ligada a un tiempo y un lugar determinado. Sabemos que las apuestas y batallas que cada Escuela libra con el discurso del amo en cada lugar son diferentes. Cabría preguntarnos con que amo tenemos que lidiar en cada una nuestras ciudades donde está presente la NEL.

NOTAS

  1. Miller J.-A., Cuestión de Escuela. Acerca de la garantía. http://www.eol.org.ar/template.asp?Sec=publicaciones&SubSec=on_line&File=on_line/jam/Otros-textos/17-01-21_Cuestion-de-Escuela.html
  2. Alberti, C. La garantía, ¿para quién?, ¿para qué? “Formarse, flexibilizarse”. En Lacaniana 27, Revista Lacaniana de Psicoanálisis, publicación de la EOL. Noviembre 2019. Pág. 85
  3. Op. cit. La garantía, ¿para quién?, ¿para qué? “Formarse, flexibilizarse”. Pág. 84
  4. Miller J.-A., Cuestión de Escuela. Acerca de la garantía. http://www.eol.org.ar/template.asp?Sec=publicaciones&SubSec=on_line&File=on_line/jam/Otros-textos/17-01-21_Cuestion-de-Escuela.html
  5. Op. cit. La garantía, ¿para quién?, ¿para qué? “Formarse, flexibilizarse”. Pág. 83
  6. Op. cit. Cuestión de Escuela