NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
The Wannabe
Cuadernos del INES N°13
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Radio Lacan Lacan Cotidiano la movida Zadig The Wannabe Latigo Infancia y Juventud
ACTIVIDADES
Seminario de Formación Lacaniana
CUERPO, IMAGEN Y LENGUAJE: Sus anudamientos
Boletín #3

SOBRE NARCISO

Nos parece importante invitarlos a leer la referencia de Ovidio en "Las Metamorfosis" sobre el mito de Narciso donde podemos encontrar enunciados muy sugestivos para nuestro trabajo. El material que sigue es un extracto del libro tercero.


John William Waterhouse. Eco y Narciso (1903)

 

Narciso en "La Metamorfosis" - Libro Tercero – Ovidio.

La cerúlea Leiriope fue entrelazada por las ondas del Céfiso para violentarla. "Parió de su vientre pleno, bellísima, la ninfa un infante, que ya entonces ser amado podía, y lo llama Narciso".

Tiresias ganó celebridad cuando fue consultado si este niño habría de ver su senectud y respondió: "Si no se conociere".

"Muchos jóvenes, y niñas deseáronlo muchas; a él ningunos jóvenes, lo tocaron".

Una ninfa sonora, Eco [i], tiene un encuentro con Narciso. Ella es cuerpo solo hecho de voz, "un sonido es quién vive en aquella". Ella tiene un uso de su voz "devolver de muchas, las palabras extremas"… "ésta repite voces del fin del hablar, y oídas palabras devuelve". Al verle, Eco se enamora perdidamente de él, y este es el diálogo que se da entre ellos: N: "¿Quién está presente?" E: "presente". N: "¿Por qué me huyes?" E: "¿por qué me huyes?". N: "Aquí…., juntémonos". E: "Juntémonos".

Así se alientan ambos. Viene la pasión de ella, pero Narciso caracterizado por una dura soberbia detrás de su tierna forma, huye. "Moriré antes que tengas poder de nosotros". El niño huye, y Eco, despreciada se oculta en las selvas y desde allí vive.

Otro amante despreciado por Narciso había implorado al cielo un castigo para el orgulloso niño: "¡Caiga él amoroso de otro, como nosotros hemos caído amorosos de él! Y no pueda él tampoco poseer su amor".

Narciso se interna en el bosque, se aproxima a una fuente sin fango, de nítidas ondas, "Y mientras ansía clamar su sed, creció una sed diferente; y mientras bebe, por la imagen de su vista forma robado, la esperanza sin cuerpo, ama; cuerpo juzga ser lo que es onda. Se pasma él mismo de sí, y con el mismo rostro, inmutable se fija, como una estatua de pario mármol formada. …. Y admira todo aquello por lo cual es él mismo admirable. Se ansía, imprudente, y es aprobado el mismo que aprueba, y mientras busca es buscado, y a la par incendia y se quema".

Narciso atribuye a la imagen su propio deseo. Ve su pasión reflejada.

"Por sus ojos él mismo perece". "¡Cuántas veces a la fuente falaz dio inútiles besos! ¡Cuántas veces sus brazos, que el visto cuello intentaba asir, hundió a medias aguas, y no se aprendió dentro de ellas!…Y regresó a la misma faz, insensato, y con lágrimas turbó las aguas, y, el lago movido se volvió oscura la forma. Como viera que esta se iba: ¿A dónde huyes? Quédate y no, cruel, a mí que te amo me dejes – clamó -; lo que no es posible tocar, sea lícito mirar, y al mísero furor ofreces alimentos. .."

Narciso muere y los dioses lo convierten en flor.

NOTAS

  1. Eco es una ninfa de los bosques que tenía la misión de entretener a la diosa Hera con su don para la palabrería, mientras, Zeus, mantenía relaciones con otras mujeres. Cuando Hera se enteró de las infidelidades de Zeus, condenó a Eco a no poder hablar, solamente a repetir la última palabra que hubiera escuchado. Asustada y castigada, Eco abandonó los bosques que solía frecuentar escondiéndose en una cueva cercana a un río.