ACTIVIDADES
Vector Clínico
Seminario de Investigación sobre la Práctica Analítica
(SIPA)

¡Pase! Escuela, análisis y práctica analítica

Por Paula Iturra

A partir del seminario del SIPA sobre la transferencia y la primera conversación del pase en la NEL, desprendo tres hilos que voy a trenzar: mi relación a la Escuela, el análisis y mi práctica, no sin el Pase.

1.- Del pase al paso al análisis

Hace casi 10 años viajo por primera vez a una jornada de Escuela. Al cruzar la Cordillera, no sabía que otra travesía iba a comenzar para mí.

El pase como un asunto exótico y extraño del que hablaban mis colegas, tomó cuerpo en un auditorio de más de mil personas, se me hizo íntimo y entró por el oído tocando algo de un real. Me llevó a llamar a ese analista del cual escuché y recorté una palabra para mí muy viva. Camino para hacer con lo mortífero y lo mortificante que me habita.

2.- Encuentro y pase con la NEL

El año pasado asisto por primera vez a una jornada de la NEL. Coinciden en ese momento la entrevista de admisión a la Escuela, estar en cuerpo presente con la comunidad de la NEL, el nacimiento de la sede en Santiago y escuchar el primer testimonio de una AE de la NEL!

Dos puntos de conmoción, la entrevista y luego el testimonio de María Cristina Giraldo, tocan parte de mi programa de goce. Con-sentir y sentir con la Escuela.

3.- Primera conversación política sobre el pase: responsabilidad y causa

Una nueva experiencia de Escuela hace vibrar en mí: nuevos modos de abrazarse a la vida, la co-responsabilidad de los miembros y le elección forzada.

Trae como efecto ubicar un lugar de co-responsabilidad con la causa viva en mi comunidad analítica, avivar, abrazar y generar las brasas de la transferencia de trabajo.

4.- Causas y efectos en la práctica analítica

En este trayecto algo va pasando en mi práctica… algo se va soltando y afinando a la vez, desde mi propia división orientada, pudiendo sostener maniobras y mi acto. Haciendo con la presencia y mis rasgos, inventando un analista una y otra vez desde un agujero de saber. La gracia y lo vivo en cada tratamiento, no sin la comunidad y la transferencia de trabajo, que sostengo y me sostiene. Sola, pero no sin el Otro, el Otro de la Escuela, que me causa y tiene un efecto en mí.

Piedad de Spurrier en su texto Binario Escuela y Pase escribe: (…) "Un futuro de un Psicoanálisis vivo, abierto a esos puntos candentes que los testimonios nos trasmiten, que sirvan para avivar el fuego que agita lo real en juego tanto en la formación del psicoanalista, ese mismo real que también funda a nuestra comunidad que llamamos Escuela". [1]

¡Viva la Escuela, la Escuela viva!